Desglose y cálculo del precio del alquiler

El precio base de un alquiler depende de su precio diario y de la duración del alquiler. A este precio le restamos nuestra tarifa de servicio, y los conductores pagan además los costes adicionales, como por ejemplo, el seguro.


Calculando lo que paga el conductor


1) Primero, tomamos tu precio por día.

Si has establecido precios variables en tu calendario, aplicamos el precio de la fecha en la que comienza el alquiler.

Sin embargo, hay una excepción: para un alquiler corto (1 día o menos) que se distribuye entre 2 días naturales distintos, utilizamos el precio de la fecha que contiene la mayor parte del tiempo de alquiler. Por ejemplo: si el alquiler comienza el viernes a las 23:00 horas y termina el sábado a las 16:00 horas, utilizamos el precio diario fijado para ese sábado. Si el alquiler está dividido en dos días naturales, utilizamos por defecto el precio del primer día. Por ejemplo: si el alquiler empieza a las 12h del viernes y termina a las 12h del sábado, utilizamos el precio del viernes.

2) A continuación, tenemos en cuenta la duración del alquiler:

  • Alquiler por horas (1-8 horas): El precio de la primera hora es el 55% de tu precio diario. Cada hora adicional incrementa el precio gradualmente hasta alcanzar el precio diario completo a las 8,5 horas.
  • 1 día de alquiler_ (8,5-26 horas): El coste es tu precio diario.
  • 2 días de alquiler o más (26,5 horas +): El coste de cada 24 horas adicionales se reduce progresivamente según los [descuentos por larga duración] de tu coche (/help/articles/87b75337c6f5?).

3) Por último, añadimos varios otros costes, como:

  • Seguro y asistencia en carretera
  • Nuestra tarifa de servicio para los conductores
  • Un seguro adicional, si el conductor adquirió un plan de protección
  • Una tasa de conductor joven, si el conductor tiene menos de 26 años (Excepto para alquileres en España)

4) Después del alquiler, el conductor también paga el kilometraje extra, el combustible o las posibles penalizaciones.


Calculando lo que ganarás


1) Primero, tomamos el precio base calculado en los pasos 1-2 anteriores.

2) Luego, restamos nuestra tarifa de servicio. Este es un porcentaje fijo del precio de alquiler. Puedes encontrarlo en la página de configuración de precios de tu coche.

3) Después del alquiler, añadimos los ajustes o penalizaciones pagados por el conductor. A algunos de ellos les restamos una tasa administrativa, como por ejemplo: el kilometraje extra, las tasas de recarga de carburante (pero no el coste del propio combustible) y ciertas penalizaciones. Más información sobre ajustes y penalizaciones:

¿Te ha sido útil el artículo?